Servicios públicos: el principal motivo de queja de los platenses 

Los cortes de agua, energía eléctrica y los problemas para obtener la tarjeta SUBE marcan el ritmo de enero. Y dispararon los reclamos de los usuarios

Cuatro horas de cola hizo Gladys Fernández, vecina del Barrio Aeropuerto el último viernes para obtener una tarjeta SUBE para su hija. Pero no alcanzó, se fue con las manos vacías: es que cuando finalmente la atendieron, le dijeron que su hija aparecía en los registros como dueña de una tarjeta y no podía sacar otra. "Les expliqué una y mil veces que debe haber un error; mi hija no tiene tarjeta y la necesita para viajar", decía el viernes antes de volver a su casa. Pero volver a su casa tampoco representaba un gran alivio para Gladys, que tiene serios problemas con el agua: "llevamos más de un mes con cortes y baja presión. Nos tenemos que levantar a la madrugada para recolectar lo que podamos, porque es el único momento del día en que de la canilla sale un hilito de agua".

abre comillasLos problemas se atribuyen tanto a factores estacionales -altas temperaturas, picos de consumo energético, reduccióndel agua en las napas- como estructurales -la obsolescencia de las redes y la falta cierra comillas

Gladys es una de las platenses que vive un enero difícil como consecuencia de los servicios públicos. Una más entre los que dejan oír sus quejas e hicieron que, en lo que va del mes, ese rubro haya encabezado el ranking de reclamos entre los platenses y los bonaerenses.

Lo dicen desde la Defensoría del Pueblo de la Provincia de Buenos Aires y en la Oficina de Defensa del Consumidor de la Municipalidad, hasta donde llegan muchos de los reclamos de los afectados.

Las quejas recibidas en la Defensoría del Pueblo durante el mes de enero indican que estos servicios encabezan el ranking general de quejas en la provincia con el 20,89% de los reclamos, seguidos, muy lejos, por el rubro obras sociales y medicina prepaga, con el 8,79% y seguridad vial, con el 6,88%. De todos los llamados recibidos por esa dependencia, el 26% corresponde a La Plata.

De entre los servicios públicos, el que motiva mayor cantidad de quejas es el suministro de energía eléctrica, con el 29,22% de los reclamos, seguido muy de cerca por el agua, con el 28,66% e igualados en el tercer lugar el transporte y los teléfonos, con el 12,22%. Muy lejos aparece el gas, con el 4,88% de los llamados.

Para Alicia Tórtora, directora de la Oficina de Defensa del Consumidor de la Municipalidad de La Plata, este enero no ha habido más quejas por servicios públicos que en años anteriores, pero sí han sido más visibles. Y lo atribuye, entre otros factores, a la influencia de las redes sociales.

Según Tórtora, en lo que tiene que ver con el agua, las zonas más afectadas son el norte y el oeste de la Ciudad (Los Hornos, San Carlos) y el problema más común es la baja presión. En lo que hace a la energía eléctrica, el problema es general: "todo el partido está en emergencia y cuanto más alejado esté el barrio mayores son los tiempos que demanda la reparación de un corte".

Lo cierto es que las carencias en servicios como el agua y la energía eléctrica y las protestas que motivaron, marcaron el pulso de enero y esto es atribuido desde la mencionada oficina de Defensa del Consumidor tanto a factores estacionales -las altas temperaturas, los picos de consumo energético, la reducción del agua disponible en las napas- como estructurales -la obsolescencia de las redes y la falta de inversión, sobre todo en el caso de la energía eléctrica-.

Los cortes en el suministro de agua y energía motivaron hasta movilizaciones vecinales. Los días que concentraron los mayores problemas fueron aquellos en los que la temperatura fue más alta y el consumo eléctrico registró marcas récord .

En lo que tiene que ver con la energía eléctrica, el 10 de enero fue uno de los días críticos. Ese día, Edelap recibió 25.000 llamados por cortes en sólo 24 horas, según admitieron representantes de la empresa en una reunión con autoridades municipales y provinciales, mientras incrementaban la cantidad de operadores telefónicos de 26 a 30, 30 cuadrillas recorrían las calles y reforzaban el sistema con generadores.

Durante esa jornada se vieron afectados los barrios de Tolosa, Gambier, Olmos, Colonia Urquiza, Los Hornos y La Cumbre. Dos días después se produjeron nuevos cortes en inmediaciones de Plaza Italia y alrededores del Hospital Italiano, Berisso y Ensenada, estos últimos por más de 7 horas.

El viernes 20 se volvió a vivir una situación crítica, con usuarios que estuvieron más de 14 horas sin servicio en los alrededores de Plaza Yrigoyen y Plaza Moreno que incluyeron protestas callejeras, la intervención de la Municipalidad de La Plata y un pedido de la Cámara de Comercio para que se dé respuesta a los problemas de fondo. Los vecinos de 17 y 54 arrojaron a la calle productos por el corte de luz que se inició en la madrugada y se extendió hasta la tarde. El enorme apagón afectó a miles de vecinos y algunos comerciantes denunciaron pérdidas en mercaderías por hasta 8.000 pesos.

Paralelamente se producían protestas en varios barrios como consecuencia de la falta de agua, entre ellos, Los Hornos, Barrio Aeropuerto, Tolosa y San Carlos. En algunos casos la empresa Absa envió a las zonas afectadas cisternas para responder a la emergencia.

A todo esto se sumó el anuncio de que los pasajes de colectivo aumentarían para quienes no tuvieran la tarjeta del Sistema Unico de Boleto Electrónico (SUBE) y siguieran abonando con los medios de pago tradicionales (monedas u otras tarjetas) a partir de febrero, difundido el martes último.

El anuncio desató la demanda de tarjetas SUBE y desbordó la capacidad de respuesta del sistema, poniendo al transporte público en el ojo de la tormenta. Miles de platenses salieron a buscar su tarjeta en los pocos puestos disponibles (cuatro) y tropezaron con dificultades múltiples: esperas de más de cuatro horas y falta de tarjetas en las bocas de expendio, entre ellas.

NOTAS RELACIONADAS

Los reclamos, en primera persona
Entre fallas puntuales y problemas estructurales

TAMAÑO DEL TEXTO

ampliar | reducir
Interminables colas frente al edificio del Correo, una de las cuatro bocas de expendio de las tarjetas SUBE que se vieron desbordadas durante la última semana en la ciudad
Interminables colas frente al edificio del Correo, una de las cuatro bocas de expendio de las tarjetas SUBE que se vieron desbordadas durante la última semana en la ciudad
Redes Sociales Redes Sociales
Agregar a MeneameAgregar a FresquiAgregar a FlenkAgregar a GoogleAgregar a YahooAgregar a TechnoratiAgregar a Del.icio.usAgregar a DiggItAgregar esta página a Mister WongAgregar a Facebook